Diciembre Seguro 2017 -  XXII Ayuntamiento de Tecate IEE Fomentando la participación ciudadana

Peligro extremo

Por : Gilberto LAVENANT  Es difícil entender, y más aún reconocer, que el peligro extremo de los seres humanos, son ellos mismos. Por regla general, se tiene el cuidado...
Peligro extremo

Por : Gilberto LAVENANT 

Es difícil entender, y más aún reconocer, que el peligro extremo de los seres humanos, son ellos mismos.

Por regla general, se tiene el cuidado de no aproximarse a zonas peligrosas, a individuos conflictivos, a sitios donde se corre un alto riesgo, pero pocas veces los seres humanos incluyen dentro de tales riesgos, a sí mismos.

Un grupo de seis jóvenes, que salieron de juerga, el pasado domingo, no imaginaron que se toparían con la muerte. Salieron a divertirse y dos de ellos, mujeres, terminaron sin vida.

Es una verdadera tragedia. Nadie recordó aquella campaña que advierte que alcohol y gasolina, hacen una mezcla explosiva. Que causan la muerte.

Pareciera la trama de una película trágica. Cuatro hombres y 2 mujeres, jóvenes, decidieron salir de parranda el pasado domingo y acudieron a un antro de la zona centro de Tijuana.

Como dicen comúnmente, se pusieron hasta las chanclas. Total, casi salía el sol del lunes, cuando decidieron abandonar el lugar. Iban en auto, pero salieron volando. A poca distancia, debido al exceso de velocidad, se estamparon contra un muro de contensión.

En el lugar fallecieron la conductora y una mujer, que le acompañaba de copiloto. Ambas de 33 años de edad.

Cuatro jóvenes, que le acompañaban, de 24 años cada uno, resultaron heridos.

Es fácil deducir, que el alcohol les hizo perder la noción del riesgo. La gasolina hizo lo demás.

Es terrible, que el alcohol haya enlutado a dos familias. Que una parranda, haya terminado en tragedia.

Si alguien se los hubiese advertido, seguramente nadie lo hubiese creído. Dice que nadie experimenta en cabeza ajena.

Y es que es difícil imaginar, que puedan encontrar la muerte en el fondo de un vaso de licor.

A donde fueron a divertirse, fue a un antro de moda. Al parecer, no se toparon con nadie peligroso o conflictivo. Pero terminaron sin vida.

Nadie se acordó para que servía el conductor designado. Quizás nadie estaba en condiciones de asumir ese papel.

Ojalá que hechos tan lamentables, sirvan de ejemplo a otras personas y que los tomen en cuenta, para que no se repitan.

Es evidente que hace falta, insistir en los programa de concientización, tendientes a prevenir que no se maneje, bajo los influjos del alcohol.

Que en los antros, cuiden de vender bebidas a sus clientes, cuando  están, visiblemente alegres. El consumo sin control, es en contra de ellos mismos. Se les van a morir los clientes.

Podrían frenarse o evitarse tales tragedias, si se estableciera vigilancia afuera de los antros, para evitar que conduzcan, personas bajo los efectos del alcohol. Es peligroso, no solo para los conductores, sino también para el resto de personas.

La “mexicana alegría”, es un mal social, sumamente grave. Alguien tiene que hacer algo para frenarlo. Bajo aquello de que más vale prevenir que lamentar.

gil_lavenants@hotmail.com

Categories
Palco de Prensa
No Comment

Leave a Reply

*

*

RELATED BY