No hay líder sin equipo

Demasiadas concepciones erronas existen sobre las capacidades de un verdadero líder, pero la cruda realidad es que, aun detrás del líder más talentoso existen varias personas que le ayudaron...
No hay líder sin equipo

El propio concepto lo dice: un líder no puede concebirse sólo; sin un equipo.

Y no porque los líderes siempre tienen seguidores, sino porque un líder para ser líder debe tener seguidores. Un líder, en otras palabras, se debe a su seguidores, a otras personas.

Ya he mencionado en publicaciones anteriores que un líder debe fomentar el liderazgo de los miembros de su equipo, pero antes de eso, un líder debe comprender que el trabajo en conjunto es lo único que logrará explotar su propio potencial.

Así que, una vez superados los problemas del liderazgo, todo líder necesita construir un equipo que le ayude a todos, no solo al propio líder, a catapultarse a una posición personal y profesional más alta; a lograr objetivos cada vez más grandes.

Los frutos son para todos

Demasiadas concepciones erronas existen sobre las capacidades de un verdadero líder, pero la cruda realidad es que, aun detrás del líder más talentoso existen varias personas que le ayudaron a sacar provecho de todo ese talento.

Y, lógicamente, como el verdadero liderazgo depende del trabajo de todo un equipo, los beneficios del logro de sus objetivos deben ser compartidos por todos los miembros. No solamente por justicia, si no por simple naturaleza.

El líder evolutivo

¿Por qué crees que existen los líderes? ¿Por qué los necesitamos? ¿Por qué la sociedad no puede prescindir de ellos?

Porque lo dicta nuestra naturaleza.

Lo que hoy llamamos líderes (sean hombres o mujeres) pueden considerarse como la versión humana de lo que en otras especies aun llamamos macho alfa: un individuo que ejerce control sobre un grupo de su propia especie para beneficio de la supervivencia de todos.

Debido a la naturaleza de cualquier especie social (incluida la especie humana) es que evolucionó la necesidad de individuos que actúan como catalizadores de la cohesión grupal y distribución de recursos. Pero no para beneficio solamente del macho alfa (aunque eso parezca algunas veces) sino para el beneficio de todo el grupo.

Pero los beneficios (mayores recursos y opciones de pareja reproductiva) de un líder vienen con sus obligaciones: ser el primero en actuar en defensa del grupo.

Como bien lo explica Simon Sinek, el costo que un líder paga por los beneficios de liderar es el trabajar siempre en favor de sus seguidores, de su equipo, algunas veces a costa de su propio beneficio.

Además, cualquier líder que se merezca el título, fomenta ese enfoque de trabajo en todo su equipo, tomando siempre en cuenta los siguientes puntos:

1. El objetivo es más importante que cualquier rol personal.
Para todos, no solamente para el líder, llegará el momento en que tenrá que hacer o decidir de manera que no le convenga personalmente pero beneficiará al grupo en general. Cualquier miembro que no esté dispuesto a hacerlo no merecerá ser parte del grupo y no ayudará al progreso de todos, incluido el líder.

Si no está dispuesto a pagar el precio, no merece ser parte del equipo. Ni su líder.

2. El equipo se rompe en su vínculo más débil.
Lamentablemente es una costumbre que no termina de morir, pero tener a un miembro en una posición en la cual no debe estar, diluye no solamente el liderazgo de la cabeza sino también los esfuerzos y la moral de todo el equipo. Un líder siempre debe ocuparse de que todos los miembros de su equipo estén en la posición en la cual añadan el mayor valor.

Pon a la gente en su lugar. Literalmente.

3. Un líder no es suficiente para el equipo.
Para que un equipo funcione a su mayor capacidad, el trabajo de liderazgo de una sola persona no será suficiente por mucho tiempo. Además de fomentar la capacidad de liderazgo de sus miembros a través de la capacitación continua, un líder debe descubrir y fomentar a los miembros catalizadores. Estas personas son aquellas que, en su área de acción, llevan a cabo su trabajo con pasión y sin necesidad de recibir órdenes, ayudando al líder a mover la maquinaria del equipo.

Necesitas personas que hagan que las cosas pasen.

4. Un buen líder siempre está atento a los nuevos talentos.
Y los ayuda a desarrollarse. Para beneficio propio, del nuevo talento y de todo el equipo en general. Porque ya sea por desarrollo personal o por falta de talento, tarde o temprano algunos miembros dejan el equipo, y será necesario reemplazarlos. Además, fomentar los nuevos talentos es asegurar el futuro a largo plazo del equipo y del propio líder.

No te olvides de la banca. La necesitarás tarde o temprano para seguir avanzando.

5. Un equipo depende de su óptima interacción.
Por eso la efectiva comunicación debe ser aplicada y fomentada en todos los niveles del equipo. Y en ambos sentidos. Demasiados equipos dejan de funcionar con el tiempo solamente por falta de comunicación entre la cabeza y el resto del grupo, así como por malentendidos entre los mismos miembros. Un líder debe siempre que encontrar la manera de estar atent@ a lo que sucede en su equipo, tanto personal como profesionalmente, si es que desea que funcione óptimamente.

La fuerza de tu equipo depende de su interacción, lo cual depende de la comunicación.

 

Nelson Razo es  especialista en Branding, Marketing Digital y Comunicación Institucional, y publica sobre esos temas en nelsonrazo.com

Categories
Nelson Razo

Diseñador Gráfico especializado en Branding, Marketing Digital y Comunicación Institucional. Ávido lector y columnista de variados temas. Le gusta la fotografia y la ilustracion. Si no lo encuentras corriendo en los trails, está leyendo algún libro. Mándale un mensaje a nelson[@]nelsonrazo.com.

No Comment

Leave a Reply

*

*

RELATED BY