Diciembre Seguro 2017 -  XXII Ayuntamiento de Tecate IEE Fomentando la participación ciudadana

¿Con que quieres ser periodista?

De oficio o profesión, un periodista es responsable de una cadena de eventos, algunas veces afortunados y otras no. El trayecto del hecho al dicho es largo pues depende...

De oficio o profesión, un periodista es responsable de una cadena de eventos, algunas veces afortunados y otras no. El trayecto del hecho al dicho es largo pues depende el periodista de su capacidad de análisis para poner su trabajo a favor de la parcialidad. Un buen periodista, de esos que relatan lo acontecido, deberá siempre de acertar en ser un buen cuenta verdades, excelente en la descripción. Por otro lado, el periodista que opina, debe saber lo que dice, no decir todo lo que sabe (pues no siempre todo es verdad) y tomar en cuenta que sus palabras detonarán acciones y opiniones que algunas veces no serán favorables o bien recibidas por los lectores.

El periodista sabe bien, que los juicios no dependen de su particular punto de vista, sino de una democracia conformada por lectores que mucho saben y otros que saben poco, pero que al final conforman nuestro contexto social y deben de ser respetados por su sola existencia, porque además, el éxito de un periodista depende de quien lo lee y no de para quien escribe.

Se entiende de antemano, que quien se considera bueno en el ámbito del periodismo, debe demostrar una enorme destreza en la búsqueda de información; deberá siempre de entregarse a encontrar, de una manera distinguida, los dóndes, cuándos y cómos y por qués, anticipándose siempre al hecho pues el buen periodista no espera la información, sino que la persigue hasta hacerse de ella.

Jamás deberá una persona considerarse periodista sino cumple con este perfil básico. Sería una ignominia para el gremio, que existiera quien se adjudique el título por solamente tener un medio de comunicación funcionando. Eso es ser empresario, ser emprendedor, pero no te granjea el título de periodista, eso se gana y no se adjudica.

Entre los que participamos en la labor de informar, hay quienes sucumben a la miseria de la vanidad y se creen jueces y parte de lo acontecido; a estos seres debemos, que la sociedad de pronto crea que los periodistas funcionamos más para nuestros intereses que para los de la noble labor de informar. Es por eso que hoy, más que nunca, debemos de ser responsables de lo que escribimos y medir el alcance que pueden tener nuestras palabras.

Se puede ser crítico, si, es parte de analizar y compartir los puntos de vista. Sin embargo, un periodista jamás podrá ser juez y jurado. Ninguno debe creerse tan importante, como para pretender que su crítica lo convierta en un factor determinante o decisivo en la vida de los demás. Es cierto que hay quienes lo logran, pero en base a un trabajo tan excelso, con tanta pasión y entrega, que se convierten en líderes de opinión, en un ejemplo guía y luz para nosotros, los llamados periodistas, que estamos para informar pero no para que la información haga caso a nuestras rabietas, esas que reafirman que somos seres humanos, que nos enojamos y pensamos distinto.

Quién se considere periodista de oficio o profesión deberá saber que:

“Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.” – Friedrich Nietzsche

Categories
Opinion
One Comment
  • RodeJacques
    13 septiembre 2016 at 12:31 pm
    Leave a Reply

    ajjajaj de ustedes… par favar

  • Leave a Reply

    *

    *

    RELATED BY