Las revueltas de la gimnasia local

Las revueltas de la gimnasia local

Por: El Fantasma del deporte

Después de haber estado trabajando bien durante más de 3 años en la pasada administración, después de haber firmado convenio para apegarse a las reglas del gimnasio de box que es utilizado para gimnasia artística, la maestra Esthela Ontiveros, vuelve ha hacer sus caprichos de revelarse contra lo establecido y contra la dueña legítima de los aparatos utilizados para la gimnasia artística.

Dice estar defendiendo sus derechos humanos, sin embargo, aquí no es cuestión de derechos humanos sino de disciplina, algo que debería enseñar en la gimnasia artística pero que demuestra lo contrario al hacer sus panchos solo por capricho.

Cierto, el gimnasio es un establecimiento público, cierto tienen derecho de entrenar las 10 niñas que tiene a su cargo pero lo que no dice es que lo que quiere es sacar provecho de los aparatos comprados por un particular, o sea que no son propiedad del gobierno, para cobrarle más a los padres de sus 10 gimnastas.

Porque la maestra de gimnasia Esthela, no lo hace de “a grapa”, lo hace con toda la intención de sacar cierto provecho particular utilizando instalaciones públicas, sin pagar el uso de los aparatos, sin pagar un peso de renta de un inmueble público que usa para fines propios, sin pagar un solo peso de impuestos como lo hacen en varias ligas.

El mismo formato y el mismo vicio que tienen a las arcas municipales sin ingresos por concepto de renta de inmueble porque dicen estar promoviendo el deporte, cosa que en otros municipios sí deben pagar quienes utilizan las instalaciones deportivas y cobran algún tipo de servicio por cualquier concepto.

Y de cierta manera están en lo correcto, lo que no está bien es que se quieran apoderar de los campos públicos para beneficio personal, lo que no está bien es que no aporten nada para el beneficio social, el beneficio general de la población pero exijan hasta lo que NO cuando se trata de poner dinero o de cooperar para arreglar, comprar o mejorar instalaciones. Eso no y para pronto van, como en el caso de la Sra. Esthela, a tirarle a quien se ponga enfrente, a echar culpas y quemar por quemar.

Ha de haber dicho, “al cabo la presidente es mujer y pos nos va a entender y van a sacar al Limón del IMDETE”. No funcionan las cosas así. Hay que ser más conscientes, más respetuosos de los espacios públicos y si no aportas, no exijas cuando tienes intereses personales de por medio.

Al parecer la doña no se puede, ni quiere apegar a las reglas que le ponen para el uso de las instalaciones públicas, sólo quiere que los demás se apeguen a las reglas pero que a ella no se las apliquen porque si no le arma un borlote como el que anda armando sólo porque no acceden a sus caprichos y porque no quiere pagar uso de suelo del gimnasio y de los aparatos.

No le quiere pagar a la dueña de los aparatos algún tipo de renta para utilizarlos en beneficio de sus alumnos y clientes.   Ah pero eso sí, utiliza a las niñas para hacer sus panchos y exhibir en las redes sociales, según ella, al encargado del salón donde practican la gimnasia, ¿o será contra el IMDETE?

Según lo último que nos dan a conocer fue que ya estaba a punto de arreglar y firmar otro convenio con el IMDETE para apegarse a las reglas pero que por indicaciones de alguien que le asesora, le dijo a la doña que no firmara, que armara más panchos y que hasta se pusiera frente a presidencia con sus niñas para que le quiten a la otra señora sus aparatos y le dejen el gimnasio a ella sola.

Así mismo, Esthela Ontiveros al parecer fue vetada en el ámbito de las competencias por no cumplir con los requisitos establecidos en la Federación y el Estado y que además de saber de los mismos, le valió un churro y rompió las reglas cuando no debió ir a competencia sin el aval de la liga.

Anterior Anuncian suspensión de agua en zona poniente de Tecate
Siguiente ¿Por qué el Día Internacional de la Mujer se celebra el 8 de marzo?

0 Comentarios

No hay comentarios!

Puedes ser el primero en comentar esta nota!

Deja un comentario