Informa Secretaría de Salud sobre programas preventivos de nutrición

MEXICALI.- En el marco del Día del Nutriólogo, a celebrarse este 27 de enero, la Secretaría de Salud exhorta a la ciudadanía para que acuda a las unidades de salud a solicitar asesorías con la finalidad de llevar una sana alimentación, así como realizar actividad física de manera diaria.

El titular de la dependencia, J. Adrián Medina Amarillas, señaló que en la actualidad el Nutriólogo es un profesional básico en los servicios de salud, ya que es quien orienta en el consumo calórico correcto para prevenir afectaciones a la salud como la obesidad y sobrepeso, padecimientos que están relacionados con los malos hábitos alimenticios y la falta de activación física, además de que desencadenan enfermedades crónicas degenerativas como la diabetes o hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, entre otras.

Por lo que, reconoce y felicita a todos los Nutriólogos del Estado, quienes se enfocan en asesorar, enseñar a llevar una alimentación sana, promoviendo además la activación física.

Comentó que la institución cuenta con programas preventivos donde se fomentan hábitos saludables, enfocados a cada uno de los grupos de edad, como el del adulto mayor, a través de reuniones de ayuda mutua que son atendidos por nutriólogos y activadores físicos, en donde se les enseña a llevar una dieta saludable.

Además, se cuenta con el Programa de Atención a Infantes, el cual principalmente promueve y actualiza al personal de salud para que trabaje con este sector, asimismo, capacita a madres y tutores para que los niños lleven una correcta alimentación.

Medina Amarillas explicó que, para llevar una sana alimentación es importante consumir los tres grupos de alimentos, que comprenden frutas y verduras, cereales y tubérculos, además de leguminosas y alimentos de origen animal, para evitar la deficiencia de nutrimentos.

Además, recomendó a disminuir el consumo de sal, ya que el exceso de alimentos ricos en sodio, como refrescos carbonatados, alimentos enlatados, ahumados, papas fritas y frituras comerciales, contribuyen a que aumente la presión arterial y obligará al corazón a esforzarse más hasta dañar su función y provocar enfermedades como embolia o infarto.

Finalmente, Medina Amarillas agregó que se debe evitar el consumo de productos ricos en azúcares, grasas saturadas como pasteles, botanas, dulces y refrescos, debido a su alto contenido de calorías y además de que favorecen el aumento de peso; y recomendó a realizar al menos 30 minutos de actividad física al día como caminar, trotar, nadar, bicicleta fija etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.